sábado, 17 de octubre de 2015

BERNARD Y SU TZITZIMITL

Apareció un dia entre la palma de mi mano, entre sus lineas y alhajas, entre mis tatuajes. Allí estaba, aparentemente frágil y sumisa.
La observe entre asombro e incredulidad porque tenia ante mi, en mi, un pequeño caballito del diablo. Tantas veces odiado y maldito por gente de otros mundo, en otros tiempos de magia .
Samuráis llevados por ellos a la victoria. Mexicanos que creían que con sus dientes afilados y ojos saltones con garras afiladas traían penas y desgracias . Y ahí estaba , ante mi, pacifica y tranquila. Era mi flecha , mi dardo volador de otros confines, habitante del aire.
Aunque ella misma me contó que un tiempo atrás, las suyas ayudaron al Sol a guardar en trece troncos huecos los trozos rotos de la luna herida y descuartizada de un rayo.
Empiezo a creer que son como los hititas y escandinavos dicen que son agentes misteriosos de los dioses y espíritus como también animales santos.
Ella misma fue quien me soplo al oído que en la India , cuando alguien muere, su alma se transforma en libélula y así queda hasta otro renacer como persona.
Y aquí la tengo y sigo mirando porque ni ha volado por mi cabeza para que mi alma pese como las rocas ni enloquecí por enredarse en mi cabello como otras culturas la acusaron.

Ahora es mi pequeño dragón , mi demonio y mi bruja.
Mi suerte, mi hada, mi magia.
He aprendido mas en un instante de su corta vida que en todo lo que lleva la mia nadando por este mundo.
  • Qué me dices ? que qué ?
  • Que aproveches tu tiempo , y no dejes nada por desear.
    Que vivas el momento y la vida al máximo. Que como yo, tu tienes mas tiempo, el mio es solo efímero de ese que los humanos llamáis meses. El mio es de dos.
  • Entonces intenta explicarme por favor que vida entera puedes enseñarme mientras suspiras en la parcela de mi mano.
  • Solo tiene que observarme, pues mis alas hablan de todos los vientos por los que he pasado, y mis ojos reflejan todos por lo que se puede vivir y morir. Tu solo observa lo mas atentamente que puedas.

Y así hice, embobado y entusiasmado, incrédulo y absorto, me explico susurrando con esa vocecilla cantarina de arroyo, mientras no dejaba de prestar atención a aquellos maravillosos colores y pequeños aleteos sencillos y minúsculos.
Sé consciente de quien eres y donde estas, que haces y que decisiones tomas aquí y ahora, pues de ellas depende tu futuro.
Vive tu vida sin remordimiento alguno, ten una visión desinhibida de la mente y ve mas allá de tus limites. Me has encontrado o yo a ti y esto significa que tengo algo que transmitirte
ILUSIÓN
Una vez hace mucho tiempo fui un dragón, lleno de sabiduría, y mi aliento entregaba arte y magia.
Ahora estoy aqui y te traigo vientos de cambios, para que no acabes con esas ilusiones que te han llevado hasta aquí. No ates esas que limitan tus acciones o ideas.
Cuando alcances el entendimiento, veras que somos parte del Universo y estamos EN el cuerpo.
Nuestro espíritu es lo que somos, utilizándolo durante lo que dura la vida. Haz lo que decidas.
Soy tu guardián ahora, de tus sueños, conozco todo tu interior y potencial, tus habilidades.
Te puedo conectar con el gran poder de los colores, tu los guardas en un cristal, aprende a sacarle beneficio a los de tu vida, a los que ves cuando haces lo que haces. Compréndelos. Ellos te ayudaran a conseguir las metas que te propongas. Usa esos colores vivos para vivir y amar, y evita en lo posible aquellos que debiliten tu sueño e ilusiones, esos colores apagados.
Atrae circunstancias y energías. Vive los rojos y violetas para hacer el trabajo que amas tanto. Usa los tonos verdes para los nuevos comienzos, y crea tonos amarillos para ser mas poderoso y mas fuerte. Busca esos azules tan universales y espirituales como tu. Como los índigos.

Si has prestado atención a todo lo que te he dicho, veras que algo en tu interior necesita cambiarse, ahora mismo mientras reposo en tu mano es así, escucha a los otros problemas interiores, todos los humanos tenéis mas de uno y dos. Pero no los veis. Escúchate aunque me estés viendo, tu energía te llevara a rápidas conclusiones , se audaz para actuar de otra manera y hacer de otras formas las cosas.
He aparecido en tu mano para indicarte que deberás estar preparado para una transformación pero esa es otra historia y no tengo mas tiempo. El trabajo y el esfuerzo siempre dan sus frutos.
Ahora me voy humano, solo te he dejado un proceso para saber y comprender quien eres en realidad. Crece dentro de ti, en el tiempo y espacio, mientras viajas.
Adiós mi humano. Mi tiempo termino, el tuyo comienza.
Vuela muy alto, hasta donde tu imaginación llegue.
Buena suerte.

Y así saliendo de mi perplejidad se fue como y por donde vino.


Luz, octubre del 2105.





Nota: La imagen es de Bernard Benavides (fotógrafo) y el protagonista de este cuento.