viernes, 4 de septiembre de 2015


Tengo esa carencia de ti, tan exquisita en tus formas, y maneras de hacerme. Tengo añoranza de tu boca al besarme, cadencia, de tu forma de asirme con tus manos por mi cadera insistente, cuando se propone jugar contigo, con cadencia de sentidos, cuando me tomas las nalgas por sorpresa a la retaguardia. Cuando tu mano juega en medio de la nada perdida por troncos de arboles..sonidos de algo o nadie que vienen precedidos por jadeos amistosos y desinhibidos. Ambos sabemos que tus ojos están ahí para los míos, con cadencia, reparo y respeto. Dos bocas que buscan el mismo aliento deseoso de qué, de algo, de nada, de que solo pase simplemente una cadencia en medio de los cuerpos absortos del deseo de tenerse. Eso si...no cuanto antes, no mas pronto ni lejos ni cerca pero si con cadencia extrema. Carencia de todo ello que unido a la locura de estar y ser en un rápido atardecer, cuando despunta un ocaso repentino, la luz, la noche, la nada...y desapareces entonces de un suspiro dejando tras de ti la carencia de los cuerpos que dicen mas, cuando el corazón pide a gritos mas latido, mas sexo , mas pasión, mas nada, mas algo de lo que fue...mas CADENCIA DE TI.  
Luz3915